LAKELAND, Florida -- Al presentarse a los entrenamientos de primavera del los Tigres, el venezolano Miguel Cabrera no dio pronósticos sobre su transición a la tercera base. La única predicción que dio fue sobre otro pelotero.

"Hanley Ramírez será el Jugador Más Valioso este año", dijo Cabrera acerca del dominicano. "Tiene una gran tarea por delante, pero pienso que tendrá una temporada increíble".

Cabrera ha visto el potencial de Ramírez por un buen tiempo. Sin embargo, esta vez lo observará desde otro punto de vista, de antesalista a antesalista.

En el pasado integraron la parte izquierda del cuadro de los Marlins, y entrenaron bajo la dirección del mismo instructor. Ahora Cabrera y Ramírez estarán bajo la lupa al pasar de otra posición a la esquina caliente, casi de la misma que el toletero de los Angelinos, Mark Trumbo.

Cabrera y Ramírez dieron un paso al lado debido a grandes contrataciones de agentes libres, y ambos harán el cambio antes de cumplir los 30 años. Aunque ambos han controlado las expectativas, su éxito o fracaso en su nueva posición tendrá serias repercusiones en el 2012 y en el futuro.

Llegan a un puesto donde el valor de la ofensiva ha aumentado de gran manera. En el 2004, 14 jugadores que fueron titulares en la tercera base registraron .800 de OPS (porcentaje de embasarse/slugging). Al menos nueve de ellos lo hicieron en cada campaña del 2005 al 2009.

Esa cantidad disminuyó a siete jugadores en cada una de las dos temporadas. El año pasado uno de ellos fue Kevin Youkilis, que los Medias Rojas enviaron a la tercera base al agregar al mexicano Adrián González. Otro de ellos fue Michael Young, quien tuvo que dejar el campo corto de los Rangers en el 2009. Los primeros dos, los dominicanos Adrián Beltré y Aramis Ramírez, recibieron enormes contratos en los últimos dos inviernos.

Esas cifras juegan un factor en las decisiones. Detroit definitivamente tuvo eso en cuenta antes de cambiar de posición a Cabrera, que pasó a la inicial poco después de que los Tigres lo adquirieron antes de la temporada del 2008.

Si el también venezolano Víctor Martínez no se hubiera lastimado la rodilla en enero, Cabrera aún estaría en la primera base. Se necesitó de esa pérdida y la oportunidad de agregar a Prince Fielder para que Detroit lo contemplara.

Cabrera hubiera encabezado a todos los antesalistas de las Grandes Ligas en OPS por más de 100 puntos. Esa estadística motiva a los Tigres.

El OPS de .712 de Hanley lo hubiera colocado de 10mo entre todos los tercera bases. Los Marlins esperan que tenga un repunte.

Defensivamente, muchos piensan que Ramírez tendrá una transición más fácil, empleando como ejemplo a Alex Rodríguez, Cal Ripken, Travis Fryman y Young. Los escuchas y los mismos jugadores esperan que Ramírez haga lo mismo.

"Lo principal para Hanley es completar limpiamente las jugadas de rutina", señaló Young. "Debes alistarte rápidamente porque la pelota te llega antes de lo anticipado. Si logras hacerlo, estarás bien, pero los ángulos son completamente diferentes".

La única desventaja, según un evaluador de peloteros, es que un torpedero con resultados mixtos con poca frecuencia ha mejorado en la tercera base. El quisqueyano Jhonny Peralta, quien ocupó la antesala por dos años en Cleveland al lado del venezolano Asdrúbal Cabrera, empeoró. Lo mismo sucedió con el también venezolano Carlos Guillén.

"Ahí no tienes mucho tiempo para pensar después que batean la pelota", dijo Peralta, agregando que el posicionamiento en el terreno es clave.

Peralta es uno de pocos que argumentan que la transición sería más fácil para un primera base. Otros no están de acuerdo.

"Hanley es un gran atleta", continuó Young. "No tendrá problemas en ese aspecto. Simplemente no deberá perder la paciencia".

Ramírez piensa seguir ese consejo.

"En estos momentos pienso que para mí será más fácil", declaró Ramírez el mes pasado. "No tienes que moverte mucho".

Sin embargo, es esa inmovilidad la que muchos indican que le dará a Cabrera la oportunidad de acoplarse mejor. Un escucha de la Liga Americana que lo observó durante su ascenso dijo que tiene buenas manos.

"Si se compromete, estará bien en las jugadas de rutina", manifestó un escucha de la Liga Nacional. "Pero necesitará practicar bastante".

La dedicación de Cabrera podría ser su mayor ventaja, y sería un factor que lo puede seguir motivando durante este cambio. El cañonero sinceramente piensa que puede jugar en la antesala y se nota que está satisfecho con la transición.

Por otra parte, aunque la defensa de Miami ha mejorado un poco, todavía está proyectada a ser la peor en el Viejo Circuito. Pero la llegada del dominicano José Reyes también mejora la ofensiva.

Al final, la diferencia para los Tigres sería su capacidad de hacer los ajustes necesarios en el puesto de bateador designado cuando sea necesario. Los Marlins no tienen alternativa y esperan que no les toque buscar una.