(AP)

NUEVA YORK -- La ofensiva en las mayores aumentó levemente esta temporada, luego de cinco años consecutivos de declive. Los ponches alcanzaron una cifra récord y las bases por bolas descendieron a su punto más bajo desde 1968.

El promedio de carreras por juego subió de 8.57 a 8.65, según las estadísticas compiladas por STATS LLC.

El promedio tuvo su momento más alto con 10.28 en 2000, tres años antes que las Grandes Ligas y el gremio de peloteros establecieron un programa de controles antidopaje. La media había sido de 9.72 en 2006 antes de iniciar una espiral de descenso de cinco años consecutivos.

En cuanto a los jonrones por partido, la cifra repuntó a 2.03 esta campaña. El pico fue de 2.34 en 2000 y luego se hundió a 1.87 el año pasado, el punto más baja desde 1.78 en 1993.

El promedio de bateo de .255 quedó igual al del año pasado, manteniéndose como el porcentaje más bajo desde 1989.

En cuanto al promedio de carreras limpias permitidas, el guarismo subió a 4.01 en contraste al 3.94 de la pasada temporada.

El promedio de embasado de .319 fue el más flojo desde 1988 y los boletos concedidos descendieron de 6.18 a 6.05, la cifra más baja desde 5.63 en 1968. Los ponches subieron de 14.29 a 14.99. El punto más bajo de los ponches se dio con 9.54 en 1978.