SANTO DOMINGO, República Dominicana -- Dos hombres vinculados de forma presunta en el asesinato del ex lanzador dominicano de grandes ligas Pascual Pérez fueron detenidos el lunes por separado, con lo que suman cinco los arrestados por el crimen, informó la policía.

Ambos hombres son hermanos y eran buscados por las autoridades desde el viernes, dijo a The Associated Press el vocero policial, Diego Pesqueira.

Pérez, quien lanzó durante 11 temporadas para varios equipos de Grandes Ligas, murió a martillazos en la cabeza la madrugada del 1 de noviembre en su casa en San Gregorio de Nigua, 25 kilómetros al oeste de Santo Domingo.

Al sepelio, realizado el viernes en el cementerio de esa localidad, asistieron cientos de personas y directivos de los equipos del béisbol local.

La fiscalía informó que, según sus investigaciones, el móvil del asesinato fue robar a Pérez la pensión de 2.400 dólares que recibía cada mes por su trabajo en el beisbol estadounidense y otros bienes.

Uno de los implicados, identificado como Fabio Manuel Velásquez, fue arrestado la mañana del lunes en un poblado de la provincia de San Cristóbal, donde se ubica San Gregorio de Nigua, y su hermano, Alberto, fue arrestado en el pueblo turístico de Boca Chica, al oriente de Santo Domingo.

La fiscalía tenía previsto presentar a ambos hombres la tarde del lunes o el martes ante un juez para que formalice su arresto preventivo en espera de que comience el juicio en su contra.

Previamente, la policía detuvo entre la tarde del viernes y la madrugada del sábado a otros tres implicados en el crimen, entre ellos un narcotraficante de drogas.

Uno de los detenidos, identificado como Ariel Santos, confesó haber participado en el homicidio para robar a Pérez el dinero de su pensión.

A Santos y a Guillermo Gómez, otro de los detenidos, les fueron hallados prendas de vestir con sangre que supuestamente corresponde al ex lanzador.

Gómez fue arrestado luego de que vendió en un barrio marginal de Santo Domingo por 250 pesos (6,25 dólares) uno de los relojes que habían sido sustraídos de la casa del ex lanzador.

Un tribunal ordenó un año de prisión preventiva en espera del comienzo del juicio de fondo en contra de Santos, Gómez y otro implicado.

Pascual Gross Pérez, como era el nombre verdadero del asesinado deportista, debutó en las mayores en 1980 con los Piratas de Pittsburgh y más tarde jugó con los Bravos de Atlanta, los Expos de Montreal y los Yanquis de Nueva York.

Su carrera llegó a su fin en 1992 tras ser suspendido por consumo de drogas.

En República Dominicana, Pérez jugó con las Aguilas Cibaeñas y con los Tigres del Licey. Formaba parte de una familia de beisbolistas, que incluye a sus hermanos Carlos, ex lanzador zurdo de los Dodgers de los Angeles, y Mélido, ex pitcher de los Yanquis.