(Getty Images)

Quizás has escuchado que esta temporada baja ha sido difícil para los Yankees. Posiblemente te has dado de cuenta que algunas personas ya han descartado a Nueva York para el 2013. Pero hay un problema.

Los Yankees probablemente serán bastante buenos. Podrían ser un contendiente legítimo y quizás hasta campeones de la Serie Mundial. Aun sin todos los jugadores que se les han ido. Aun con las edades avanzadas de algunas de sus figuras claves.

Al frente de la rotación, los Yankees tendrán a CC Sabathia, Hiroki Kuroda, Andy Pettitte y Phil Hughes. En el bullpen estarán David Robertson y el panameño Mariano Rivera. Ofensivamente, contarán con Ichiro Suzuki y Derek Jeter en la parte alta del lineup y el dominicano Robinson Canó, Mark Teixeira y Curtis Granderson en la parte gruesa.

No tienen tanta profundidad como en campañas anteriores. Probablemente tengan que arreglárselas con un receptor de poca experiencia (el venezolano Francisco Cervelli, Chris Stewart o Austin Romine) y un bateador designado muy joven (el quisqueyano Eduardo Núñez). Y es poco probable que igualen la marca de la franquicia que establecieron en el 2012 al disparar 245 vuelacercas.

A Nueva York le urge conseguir un guardabosque que batee a la derecha. También necesita que Kevin Youkilis, a quien firmaron para que reemplace a Alex Rodríguez mientras éste se recupera de una cirugía en la cadera, se mantenga saludable.

Youkilis tiene 33 años de edad, pero si su cuerpo resiste la carga - a diferencia del 2012 - probablemente será capaz de sumar 70 boletos y 20 jonrones, como lo ha hecho en temporadas anteriores.

El respeto también es un factor. En los 18 años que Derek Jeter ha estado con el club, los Yankees se han convertido en un modelo de profesionalismo. Y cualquier piloto o gerente general diría que el profesionalismo - esfuerzo, preparación, trabajo en equipo y química - es un elemento crucial.

Sería imposible entrar al clubhouse de los Yankees, ver a Rivera, Pettitte, Jeter y Teixeira, y no tomarlos en cuenta. A pesar de todo lo que los Yankees han perdido, aún cuentan con un gerente general muy astuto en Brian Cashman y un manager probado en Joe Girardi.

Pettitte, Kuroda, Ichiro, Rivera y Jeter tienen al menos 37 años. Por lo tanto, en algún momento se les acabará la gasolina. Pero quizás no sea en el 2013.

Los Yankees están decididos a mantener su nómina por debajo de US$189 millones para el Día Inaugural del 2014 con el fin de evitar el impuesto de lujo. Como consecuencia, éste ha sido un invierno de inversiones mínimas.

Es fácil dejarse llevar por la idea de que los Yankees están en una desventaja. Los Azulejos han mejorado su escuadra de manera dramática. Los Medias Rojas también se han fortalecido y los Rays siguen gozando de la mejor rotación en el Este de la Liga Americana.

Por su parte, los Yankees se han despedido de Russell Martin, Nick Swisher, Raúl Ibáñez, Eric Chávez y Andruw Jones, quienes se combinaron para conectar 94 de los 245 jonrones que sonaron los Yankees en el 2012. Tratándose de un equipo construido alrededor de pitcheo y poder, las implicaciones son obvias.

Pocas personas le creyeron a Cashman cuando prometió que los Yankees harían todo lo posible por evitar el impuesto de lujo. En los últimos años, también ha manifestado que los clubs deben darles oportunidades a sus jugadores jóvenes.

En ese sentido, el 2013 podría ser un año de transición para los Yankees, pero eso no significa que son incapaces de ganar. Sólo un tonto los descartaría faltando menos de 100 días para que comience la nueva temporada.