HERMOSILLO -- Para Luis Ignacio Ayala, la misión invernal está casi cumplida.

Ya logró el tricampeonato con los Yaquis de Obregón. Ya fue nombrado Jugador Más Valioso (premio compartido con Carlos Valencia) de la serie final de la Liga del Pacífico de parte de la tropa del dominicano Eddie Díaz. Ahora sólo falta un segundo título de la Serie del Caribe en los últimos tres años.

"El equipo viene preparado", dijo Ayala en el nuevo Estadio Sonora de esta ciudad. "Pero cada equipo viene preparado, por eso fueron campeones de su liga. Va a ser una serie pareja. A ninguno de los equipos lo conocemos; eso significa igualdad por todos lados."

Ayala vuelve a la Serie del Caribe una vez más con los Yaquis, pero en lo concerniente a su carrera de Grandes Ligas, las cosas son bien diferentes.

Hace dos años en Mayagüez, Puerto Rico, el oriundo de Los Mochis trataba de volver a las Grandes Ligas luego de una temporada fuera del show. Su buena actuación invernal en el 2010-11, entre otros factores, le valió un contrato de un año con los Yankees. Y en el 2012 en Santo Domingo, tampoco tenía contrato al momento de lanzar en la Serie del Caribe. Pero a tres días de finalizar el certamen en la República Dominicana, recibió un pacto de un año de los Orioles, con una opción para el 2013.

Con dicha opción de US$1,000,000 ejercida por Baltimore, Ayala ha llegado a Hermosillo con más seguridad en torno a su destino de este año en Grandes Ligas-pero no con menos hambre de brindarle otro título caribeño a la afición de Obregón y de México en sentido general.

"La única mentalidad para mí ahora es que tengo un poco más de tranquilidad", dijo Ayala al respecto. "Lo demás para mí sigue siendo igual, ya que me pongo la playera de México, el uniforme, y me entrego al 100%."

Ayala, de 35 años, ha logrado un repunte impresionante en su carrera en los últimos dos años, luego de varios contratiempos y lesiones que resultaron en actuaciones para el olvido del 2008 al 2010.

Desde el 2011 ha registrado efectividad de 2.09 y 2.64 con los Yankees y los Orioles, respectivamente, lanzando desde el bullpen con equipos en plena pelea y finalmente clasificados en la Liga Americana.

Diferente a cierta tendencia moderna de darle menos importancia la actividad invernal, Ayala le pone mucho valor a lo que puede lograrse de octubre a febrero y los beneficios resultantes para el resto del año.

"Parte de mi éxito en Grandes Ligas ha sido el trabajo en invierno, el trabajo de estar activo y mantenerme activo", afirmó Ayala, quien tuvo dos juegos salvados y una victoria en el triunfo de los Yaquis en la serie final del Pacífico sobre los Aguilas de Mexicali. "Una de las condiciones para poder jugar con los Orioles era jugar en esta liga. Claro, me tengo que cuidar. Pero me siento fuerte todavía; considero que mi brazo está en buenas condiciones."

Y por supuesto, no se queda atrás la pasión de seguir en el béisbol de sus raíces y representar la bandera mexicana.

"Para mí es un orgullo ponerme este uniforme", dijo el sinaloense. "Nací en México, nací en esta liga y aquí crié."