Giancarlo Stanton. (Julio Cortez/AP)

JUPITER, Florida -- Giancarlo Stanton no quiere abrir la boca sobre la última reducción de nómina de los Marlins, pero prefiere hablar sobre otro aspecto del receso: sus vacaciones europeas.

Después de un año para el olvido de los Marlins, Stanton se quitó el estrés con un viaje durante octubre que incluyó una visita a Madrid junto a Ozzie Guillén.

Pudieron hablar sobre la tumultuosa campaña: "Hablamos de todo", dijo Stanton el miércoles.

Poco después de las vacaciones, el venezolano Guillén fue despedido como manager del club. Luego, en noviembre, los Marlins hicieron una radical transformación de su plantel al canjear a cinco jugadores a Toronto, entre ellos José Reyes, Josh Johnson y Mark Buehrle.

Stanton tuiteó su enojo por la transacción, que le dejó como uno de los escasos peloteros establecidos del equipo. No ha vuelto a referirse al desmantelamiento. Puede aspirar al arbitraje salarial en 2014 y su nombre sonó en rumores de cambio.

Indicó que no hablará sobre su situación en Miami con la prensa hasta el viernes, cuando los Marlins tendrán su primera práctica completa.

Pero contó los detalles de las dos semanas y media que pasó en Europa junto al pitcher Ricky Nolasco.

Además de Madrid, Stanton y Nolasco visitaron París, Londres, Amsterdam y Barcelona. Fue la primera vez que Stanton estuvo en esas ciudades.

En Madrid se encontraron con Guillén, quien con frecuencia viaja de vacaciones a España.

"Fuimos a ver un partido de fútbol con él, cenamos y pasamos un rato durante el día", dijo Stanton. "Todo el mundo le conoce ahí. Va todos los años. Nos trataron fenomenal en su restaurante favorito".

Stanton contó que que durante el viaje nadie le reconoció, aunque este un toletero que ha pegado 93 jonrones en sus primeras tres campañas en las mayores con los Marlins.

Es por lejos el jugador más popular del equipo y tiene previsto competir con Estados Unidos en el Clásico Mundial el mes próximo.

Pero Stanton descubrió que tanto el béisbol de Grandes Ligas como la NFL casi que ni existen en Europa.

"Salía a comer y sólo se hablabla de fútbol, fútbol, fútbol", dijo. "No tenía la más mínima idea de lo que estaba pasando en los deportes en Estados Unidos".

Stanton y Nolasco fueron a ver partidos de la liga española en Madrid y Barcelona.

Y señaló a Madrid como su destino favorito del viaje, aunque se perdió acudir a una corridas de toros debido a que se confundió con la hora.

"Tenemos que volver", dijo.