Adrián González.

PHOENIX - Obligados a ganar, contra un equipo repleto de ligamayoristas y ante una fuerte camada de público vestida del "tricolor", México le sacó una victoria para el recuerdo a los Estados Unidos en la primera ronda del Clásico Mundial de Béisbol 2013.

Para Adrián González, líder indiscutible de la selección mexicana y protagonista ofensivo del partido con jonrón y tres empujadas, el triunfo del viernes-sin importar el resultado final del Grupo D-estuvo entre los mejores momentos que ha vivido en su carrera profesional.

"Fue un gran juego para nosotros", dijo el toletero. "Siempre ganarle a un equipo que es considerado el mejor del mundo es una oportunidad de enseñarle al mundo que el béisbol mexicano está en el mismo nivel que cualquier otro del mundo."

En su trayectoria de nueve años de Grandes Ligas, el "Titán" ha logrado muchas hazañas impresionantes, incluyendo 100 empujadas o más en cinco de sus últimas seis temporadas y un contrato de US$154 millones que firmó hace dos años.

Entre los partidos que recuerda con más nostalgia están los choques de playoffs de sus Padres vs. los Cardenales en el 2006, el juego 163 de desempate de los Padres contra los Rockies en el 2007 y su primer Juego de Estrellas en el 2008.

"Ha habido algunos juegos importantes", comentó González, "pero éste está ahí mismo con los demás."