Ricky Romero. (AP)

DUNEDIN, Florida - Los Azulejos no intentaron alterar la mecánica de Ricky Romero hasta esta primavera, pero en realidad es una idea que se había ponderado desde la temporada pasada.

El zurdo californiano fue enviado a Clase-A Dunedin para empezar la venidera campaña, ya que Toronto quiere que realice los cambios en su mecánica antes de volver a Grandes Ligas.

Tal vez este ajuste haya debido empezar antes de estos entrenamientos.

"Creo que se ha mencionado la posibilidad de hacerlo, definitivamente el año pasado", dijo el coach de pitcheo de los Azulejos, Pete Walker. "Pienso que cuando tienes la clase de éxito que él tuvo-en el 2011 utilizó una mecánica similar-es más difícil tomar la decisión de hacer los cambios.

"Pero tomando en cuenta el año que tuvo (en el 2012), dónde estaba a nivel físico también, pues creo que era hora de hacer el cambio."

Además de no implementar el ajuste el año pasado, Toronto esperó para hacerlo esta primavera para ver cómo Romero respondía al tratamiento en ambas rodillas. El zurdo lidió con una tendinitis el año pasado y el club no estaba seguro cuánto eso le afectó en una temporada con marca de 9-14 y efectividad de 5.77.

Romero había lanzado muy bien anteriormente con su mecánica de siempre y se pensaba que podía volver a ese nivel sin hacer los ajustes. Ya cuando estaba claro que ése no iba a ser el caso, los Azulejos empezaron a hacerle los cambios de mecánica aproximadamente dos semanas después de inicio de los entrenamientos.

"Ojalá lo hubiéramos comenzado un poco antes", dijo Walker, quien fue coach del bullpen de los Azulejos el año pasado antes de asumir el puesto de instructor de pitcheo para el 2013. "Queríamos ver cómo se sentía con las rodillas. Pero vimos la misma clase de inconsistencia del año pasado y ya era hora de hacerlo."

Romero trabajará con los instructores Dane Johnson y Rick Langford en Dunedin. La meta es que el zurdo lance con la cintura más alineada frente al plato, en vez de virar su cuerpo y que su pie derecho caiga de un lado. Eso es algo que afecta su comando.

"Hay que lograr que la parte superior del cuerpo y la parte inferior trabajen como una sola", dijo Walker. "Creo que será más fácil para él hacerlo fuera de un terreno de Grandes Ligas.

"Cuando estás haciendo ajustes como ése y no consigues la consistencia que quieres, es difícil de hacer ante bateadores de Grandes Ligas y puede ser frustrante."