NUEVA YORK - Hubo mucho de qué hablar en el 84 Juego de Estrellas: Grandes jugadas en la tercera base del venezolano Miguel Cabrera y del dominicano Manny Machado; carrera empujada del dominicano José Bautista y una anotada cada uno de Cabrera y su compatriota Salvador Pérez.

Hasta hubo un triple conectado por nada más nada menos que Prince Fielder en lo que terminó siendo una victoria de la Liga Americana por 3-0 sobre la Liga Nacional.

Sin embargo, nada ni nadie pudo opacar la figura de Mariano Rivera, quien se despidió de los Clásicos de Media Temporada por todo lo alto al lanzar una entrada en blanco y ser nombrado el Jugador Más Valioso del partido.

Cuando el panameño salió a tirar el octavo inning-estrategia astuta de parte del manager de la Liga Americana Jim Leyland, para asegurar la posibilidad de que lanzara Rivera-los jugadores del Joven Circuito se quedaron en la cueva para dejar que el veterano de 43 años recibiera él solo una fuerte ovación de pie de los 45,186 aficionados en el Citi Field de Nueva York.

"Fue muy especial", dijo Rivera. "Ver a todos los fanáticos de pie y a ambos equipos parados fuera del dugout; los managers, coaches y jugadores…no tuvo precio."

Antes del partido, Leyland había asegurado que Rivera lanzaría en este Juego de Estrellas, el 13ro y último de la carrera del istmeño, quien ha asegurado que se retirará al final del 2013.

Algunas personas se sorprendieron cuando vieron a Rivera entrar al partido en el cierre del octavo inning con la Americana arriba 3-0, en vez de esperar el noveno episodio para tratar de registrar el juego salvado.

Sin embargo, fue una estrategia que tenía todo el sentido del mundo. Al ser el Joven Circuito el equipo visitante, en teoría la Nacional pudo haber remontado en el cierre de la octava entrada y luego cerrado una victoria en ocho entradas y media-en tal caso, Rivera no hubiese podido lanzar.

Tomando en cuenta eso, el octavo fue para el panameño.

"Yo quería pitchar", dijo Rivera al explicar la decisión. "Ya conoces el béisbol, puede pasar cualquier cosa. Leyland quería que yo lanzara, así que fue una gran idea.

"Le agradezco que me haya dado la oportunidad aquí en Nueva York con los fans. Creo que un plan perfecto."

Agregó Leyland: "Tenía que hacerlo, por si ocurría alguna locura."

En la octava entrada, Rivera provocó rodado a segunda de parte del dominicano Jean Segura, línea de frente al jardinero izquierdo de Allen Craig y roletazo al campo corto del quisqueyano Carlos Gómez para sacar de 1, 2 y 3 a la Liga Nacional. El veterano hizo un total de 16 pitcheos, 11 de los cuales fueron de strike.

"Fue un honor jugar detrás de él", dijo el guardabosque de los Tigres de Detroit, Torii Hunter, quien estuvo en los jardines para el inning de Rivera. "Es uno de los mejores pitchers en la historia de este juego. Fue un gran momento y una gran noche."

El oriundo de la Ciudad de Panamá es ahora el jugador de más edad en ser nombrado Jugador Más Valioso de un Juego de Estrellas. Termina sus intervenciones en Clásicos de Media Temporada con 9.0 entradas de por vida,cinco hits y una sola carrera permitidos, cinco ponches y cero base por bolas.

Aunque el martes no hubo juego salvado para Rivera-quien tiene la marca de todos los tiempos en Juegos de Estrellas con cuatro-el veterano se llevó la noche.

"Fue sin precio", repitió el diestro de los Yankees de Nueva York, autor de 638 salvados en campaña regular y 42 en postemporada-ambos récords y por mucho. "No pude haber pedido nada mejor que esto. Agradezco cada elemento de esto a los fans, los compañeros y los colegas."