Rubén Amaro Jr. (AP)

Para recordar lo rápido que puede cambiar la fortuna de un equipo de Grandes Ligas:

Hace dos años, los Filis "paseaban" rumbo a un quinto título divisional en forma consecutiva y 102 victorias. Los Cerveceros conquistaron la División Central con 96 triunfos, mientras que los Dimamondbacks fueron los campeones del Oeste con 94 juegos ganados.

En el 2013, Filadelfia y Milwaukee tendrán récords negativos. Los Diamondbacks, que no clasificarán este año, luchan por evitar ese mismo destino.

Y por supuesto, los Gigantes-monarcas del 2012-terminarán con una de las peores marcas en la historia para un campeón defensor.

Claramente, la caída repentina de un equipo ya es algo común.

¿Pero por qué?

Un factor son las medidas que se tomaron para asegurar cierta paridad en el béisbol entre los mercados grandes y pequeños. Pero más allá de eso, hay que ver el caso de los Filis.

Filadelfia lleva unos años en modo de "ganar ahora", algo que tiene cierto sentido. El segunda base Chase Utley, el torpedero Jimmy Rollins y el primera base Ryan Howard son considerados como los mejores de su posición en la historia de la franquicia. Entonces, era difícil criticar el esfuerzo por mantenerlos en la Ciudad del Amor Fraterno.

Mis amigos (coach fallecido) John Vukovich y (ex manager) Dallas Green siempre dijeron que hay pocas oportunidades de ganar un campeonato y cuando la tienes, debes tratar de aprovecharla", dijo recientemente el gerente general de los Filis, Rubén Amaro Jr. "Llegamos cerca en el 2009. Se podría argumentar que tuvimos el mejor equipo de Grandes Ligas durante dos o tres años, pero no jugamos bien en los playoffs.

"Aún creo que los equipos del 2009 al 2011 fueron mejores que el del 2008 (campeón de la Serie Mundial), pero no nos coronamos porque no jugamos bien en el momento indicado".

Al mismo tiempo que Amaro Jr. cambiaba a prospectos para reforzar al equipo grande, los estelares de Filadelfia empezaron a ausentarse por lesión. Utley promedió apenas 93 partidos jugados del 2011 al 2012 debido a dolores en ambas rodillas. Howard jugó en un total de 151 encuentros del 2012 al 2013, luego de lesionarse al ser el último out de la Serie Divisional de los Filis vs. los Cardenales en el 2011.

Para Filadelfia, aquel 2011 será recordado como el año de los "Cuatro Ases". El retorno de Cliff Lee reforzó una rotación que ya contaba con Roy Halladay, Cole Hamels y Roy Oswalt. Además, Vance Worley dio la cara con marca de 11-3.

Sin embargo, Halladay no ha sido el mismo al lidiar con dolores en el hombro de lanzar y en la espalda. Oswalt, quien se perdió un buen tiempo en el 2011 por lesión, se fue por la agencia libre después de dicha campaña.

Todos los equipos tienen que lidiar con las lesiones, pero los Filis parecen ser un caso extremo. Pero con una larga racha de juegos con los boletos agotados en el Citizens Bank Park, Filadelfia se veía obligado a seguir agregando más veteranos.

El roster se veía más viejo. Y las lesiones se acumularon aun más.

"Empezó a deteriorarse nuestra salud", dijo Amaro Jr. "La edad fue un factor también. La edad y la salud tienen mucho que ver uno con el otro".

No salieron bien todos los movimientos. Y hasta los que se veían bien en el papel resultaron negativos. En el 2012, los Filis perdieron 22 juegos en los que tenían la ventaja o estaban empatados a partir del séptimo inning. Entonces, Amaro Jr. firmó al derecho Mike Adams, uno de los mejores preparadores de mesa en Grandes Ligas. Pero el veterano no estuvo en salud este año.

En la primavera, parecía que eran muchas las cosas que tenían que salir bien para que Filadelfia ganara. Pero en vez de eso, fueron muchos los elementos negativos. Así lo expresó el presidente de los Filis, Dave Montgomery:

"No fuimos el club que visualizábamos saliendo de los últimos dos entrenamientos de primavera".

Con todo y la primera campaña perdedora de Filadelfia desde el 2002, esta situación les ha creado oportunidades a jóvenes como Cody Asche y Darin Ruf, además de los venezolanos Freddy Galvis y César Hernández. Además, el manager interino Ryne Sandberg ha podido observar a lanzadores como Jake Diekman y B.J. Rosenberg.

"Creo que se han resuelto algunas de las interrogantes en el bullpen, así que eso reduce la incertidumbre", dijo Sandberg. "Y con la juventud, esos muchachos han brindado algo de chispa, velocidad y habilidad atlética. Creo que eso es bueno y que hacía falta.

"Entonces hay buenas posibilidades de que esos muchachos estén aquí (para el 2014). Eso, y luego que vuelvan todos en salud".

Y claro, las cosas pueden cambiar rápidamente para mejor también. Pregúntenle a los Medias Rojas, que ahora mismo tienen la mejor marca de Grandes Ligas un año después de terminar en el sótano de su división.