CLEVELAND -- La gira de los Rays de Tampa Bay no se detiene. Próxima parada: Boston.

Alex Cobb esquivó varios aprietos durante casi siete innings y los Rays silenciaron los bates de Cleveland al conseguir otra victoria clave como visitantes al vencer el miércoles 4-0 a los Indios en el juego de wild cards de la Liga Americana.

Cobb, quien se perdió un prolongado tramo de la temporada regular tras ser impactado por una línea, silenció a los ruidosos fanáticos de Cleveland, además de poner fin a la sorpresiva temporada de los Indios.

"Nadie quiere irse a casa", dijo Cobb. "Quizás fue bueno que me metiera en algunos problemas", agregó Cobb. "Me hizo tomar las cosas con más calma y hacer los lanzamientos apropiados".

"La adrenalina estaba a todo dar al principio", dijo Cobb. "Cuando Delmon bateó ese jonrón, traté de lanzar sólo por la zona de strike. Mis lanzamientos no fueron los mejores, pero mi defensa se lució".

Delmon Young puso en ventaja a los Rays con un jonrón solitario en el tercer inning ante el novato dominicano Danny Salazar.

Cleveland fue la tercera ciudad en la que los Rays han jugado en los últimos cuatro días.

Tampa Bay ahora enfrentará en la serie de división a los Medias Rojas, campeones del Este. La serie arrancará el viernes en el Fenway Park.

"Se siente como algo que hemos hecho una y otra vez", comentó Desmond Jennings, quien bateó un doble productor de dos carreras. "Hemos tenido que recorrer un camino bastante espinoso, viajando a Nueva York, Toronto, y el juego en Texas".

El regreso de Cobb a la rotación en agosto, luego de recuperarse de su lesión, estabilizó a los Rays, que llevan dos semanas disputando partidos de alto voltaje para clasificarse a la postemporada por cuarta vez en seis años.

En la séptima entrada, el dominicano Joel Peralta ponchó a Nick Swisher con tres lanzamientos para neutralizar la última amenaza de Cleveland.

El dominicano Fernando Rodney lanzó un noveno perfecto, con ponche a Lonnie Chisenhall para el último out. Rodney puso una rodilla en el terreno y apuntó al cielo. Sus compañeros no tardaron en apilarse para celebrar en el montículo. Estos Rays quizás echen de menos sus casas en Florida, pero ahora tienen que empacar maletas rumbos a Boston.

Sin intimidarse por el bullicio de los 43.579 fanáticos de los Indios que rugieron en el Progressive Field, los Rays despacharon a los Indios y ahora se miden contra su némesis de división. Boston dominó 12-7 la serie directa contra Tampa Bay esta temporada. Los Rays se mantuvieron con vida el domingo con un triunfo en Toronto y seguido viajaron a Texas para vencer el lunes a los Rangers en un partido de desempate para quedarse con el segundo comodín tras un juego completo lanzado por su as David Price.

Cobb no se quedó atrás. Cuando fue relevado en el séptimo, Cobb caminó hacia la cueva, donde Price le esperó para darle el primer saludo.

Hubo un momento esta campaña en la que Cobb temió si volvería a lanzar, cuando el 15 de junio sufrió una conmoción cerebral al ser impactado en la oreja derecha por una línea bateada por Eric Hosmer de Kansas City. Cobb estuvo fuera durante 50 juegos. Temió que no iba a poder estar con el equipo en su lucha por entrar a la postemporada. No quería que se repitiese la experiencia de 2011, cuando no pudo lanzar en los playoffs tras ser operado para removerle un coágulo sanguíneo en sus costillas.

Pero Cobb volvió y tuvo foja de 5-1. El mánager Joe Maddon no titubeó en darle la apertura al derecho de 25 años en un juego de vida o muerte.

Los Indios perdieron 94 juegos el año pasado, pero en la primera campaña con el nuevo piloto Terry Francona acumularon 92 triunfos. Cerraron la temporada con una racha de 10 victorias que les permitió clasificarse a su primera postemporada desde 2007.

Pero los Indios se fueron a las primeras de cambio al no poder capitalizar sus oportunidades con hombres en posición de anotar. Su tres primeros bateadores, Michael Bourn, Swisher y Jason Kipnis, se fueron de 12-0 entre todos.

Por los Rays, el cubano Yunel Escobar de 4-1, una remolcada. El puertorriqueño José Molina de 3-0.

Por los Indios, el brasileño Yan Gomes de 4-2. El dominicano Carlos Santana de 4-2. El venezolano Asdrúbal Cabrera de 4-0.