Jorge de la Rosa. (Dustin Bradford/Getty Images)

Cuando Jorge De La Rosa lanzaba con los Cerveceros de Milwaukee en 2004 al 2005, disfrutaba lanzar en un estadio que no es precisamente añorado por el resto de los lanzadores.

"Me gusta lanzar en Coors Field", dijo de La Rosa, luego que su escuadra actual, los Rockies de Colorado, ejercieran la opción de US$11 millones sobre el zurdo mexicano de 32 años de edad. "Es un estadio que siempre he disfrutado. Por ello, mi familia y yo estamos muy contentos que pueda lanzar al menos un año más con los Rockies. Quisiera poder lanzar con ellos por el resto de mi carrera".

De La Rosa ha sido uno de los lanzadores más consistentes en la rotación de los Rockies. Fue parte fundamental de un staff de abridores solvente, junto a Jhoulys Chacín y Tyler Chatwood la pasada campaña, dejando marca de 16-6 y efectividad de 3.49.

"Me informaron de la decisión la semana pasada", dijo De La Rosa. "Me indicaron que contaban conmigo por un año más. Estoy contento porque Chacín, Chatwood y yo hicimos una buena labor en la loma".

Tan satisfactoria, de hecho, que ayudó a retar el viejo estereotipo sobre Coors Field y su adicción a la ofensiva y enemistad para con los serpentineros.

"He puesto buenos números en Coors, por eso me extraña todo este concepto que los pitchers no son exitosos allí. He pensado que es algo que muchos pitchers se meten en la cabeza, y eso los perjudica", prosiguió.

A pesar que La Rosa fue exitoso con los Rockies este año, aún cree que tiene asuntos pendientes que tratar para alcanzar el nivel que él se exige.