Randy Levine

NUEVA YORK -- Si el dominicano Robinson Canó no modifica su exigencia de un contrato con valor por encima de los US$300 millones, los Yankees no tendrán nada más que negociar con el estelar antesalista, declaró el presidente del club Randy Levine.

Levine dijo que los representantes de Canó, que incluyen al rapero Jay-Z y al veterano agente Brodie Van Wagenen, han continuado con su objetivo de conseguir un contrato de 10 años para el segunda base en el mercado de los agentes libres.

"Queremos que Robbie regrese", manifestó Levine. "Pensamos que es una pieza importante para los Yankees de Nueva York. Le hemos hecho una oferta bastante competitiva. Esperamos que la contemple. Queremos que sea uno de los líderes del equipo durante los próximos años y la oferta lo refleja.

"Pero ellos aún quieren 10 años y US$300 millones, y no estamos interesados en darle a nadie contratos de 10 años ni pagarle a ningún jugador US$300 millones. Creo que en estos momentos estamos esperando que nos den una respuesta".

Los Yankees le ofrecieron a Canó, quien ha sido convocado a cinco Juegos de Estrellas y cumplirá los 31 años de edad la próxima temporada, siete años y cerca a los US$150 o US$170 millones, según los informes. Los agentes de Canó pretenden superar el pacto de Alex Rodríguez con los Bombarderos, que fue de 10 temporadas y US$275 millones, más otros posibles US$30 millones en incentivos.

Levine agregó que no ha habido contratiempos en las comunicaciones entre los representates de Canó y los Yankees.