John Mozeliak, gerente general de los Cardenales. (AP)

Shelby Miller sigue siendo miembro de los Cardenales. También Trevor Rosenthal, Joe Kelly y Lance Lynn, además del dominicano Carlos Martínez y Michael Wacha.

Esos seis lanzadores son gran motivo por el que los Cardenales empezaron este invierno mejor posicionados que cualquier otro equipo para ganar la Serie Mundial del 2014.

Todos siguen integrados a San Luis. Si te has preguntado si tiene sentido la firma de cuatro años y unos US$52 millones del torpedero dominicano Jhonny Peralta, aquí está tu respuesta:

Los Cardenales mejoraron en la posición específica que consideraban una debilidad. Reforzaron el puesto sin conceder a ninguno de sus brazos fuertes. Entonces, si te vas a preocupar por el tanto dinero que el gerente general John Mozeliak le dio a Peralta, tienes derecho a hacerlo.

También es justo señalar que este contrato terminará cuando Peralta tenga 35 años y que cumplió una suspensión de 50 juegos por dopaje en el 2013.

Todo eso es menos importante por lo siguiente: Peralta hace mejores a los Cardenales por dos razones importantes: Primero, el quisqueyano es sólido a la defensa y batea .268 de por vida. Y segundo, San Luis lo adquirió sin conceder nada de su pitcheo.

Los campeones de la Liga Nacional cuentan con tantos brazos que hubo rumores de que Mozeliak cambiaría a uno o dos de sus pitchers para traer a un torpedero. Se informa que el GG sí indagó la disponibilidad de Troy Tulowitzki, de los Rockies, pero no se produjo ninguna negociación seria.

Mozeliak también estuvo observando a Stephen Drew, un campocorto en el mercado ahora mismo. Pero en realidad nunca hubiera tenido sentido cambiar a un lanzador. Las organizaciones pueden esforzarse durante muchos años sin contar con la clase de profundidad en el montículo que tienen los Cardenales ahora. Desprenderse de algo de eso siempre es un riesgo.

Peralta es alguien que pudo adquirir Mozeliak sin debilitar a su equipo en ninguna otra área. Y San Luis tampoco tuvo que ceder una selección del draft. Peralta lo hace todo a un nivel relativamente alto, nunca ha ingresado a la lista de lesionados y puede jugar en varias posiciones.

El dominicano tuvo varias ofertas en la agencia libre, pero se dice que quería jugar por los Cardenales. Ahí no hay sorpresas. San Luis es uno de los mejores destinos para un pelotero. La temporada de béisbol es de 365 días al año y cada juego es importante para la ciudadanía.

Con un estadio siempre lleno, excelentes dueños, equipos ganadores y una organización dedicada a hacerlo todo de la manera correcta, los Cardenales son un modelo a seguir. Otra cosa que hace mejor a San Luis es saber que las buenas organizaciones evolucionan y cambian. Los cambios pueden ser dolorosos y no muy populares. Como ejemplo tenemos la firma del dominicano Albert Pujols hace dos años.

Los Cardenales querían retener a la superestrella, pero no estaban dispuestos a disparar su presupuesto porque eso los hubiera limitado en lo que tenían previsto en otras áreas. Cuando Pujols firmó por 10 años y US$240 millones con los Angenlinos, San Luis le deseó lo mejor y firmó al boricua Carlos Beltrán.

En los dos años desde entonces, los Cardenales han clasificado dos veces, han estado a un juego de la Serie Mundial y han disputado otra.

Esta temporada muerta ha traído más cambios. Lo más probable es que el equipo tenga titulares nuevos en cinco de sus ocho puestos de todos los días:

--Matt Carpenter se apoderará de la tercera base por David Freese, quien fue canjeado a los Angelinos.

--Peter Bourjos, adquirido por Freese, debe de compartir el jardín central con Jon Jay.

--Peralta será el torpedero.

--Kolten Wong se encargará de la intermedia, en lugar de Carpenter. v --El dominicano Oscar Taveras sustituiría a Beltrán en el bosque derecho.

Nada de esto está confirmado. Si Allen Craig vuelve a jugar en la primera base, eso dejaría sin tiempo de juego regular a Matt Adams. Entonces, el manager Mike Matheny tendría la opción de colocar a Craig en los jardines y a Adams en la inicial.

El hecho de que un jugador de la calidad de Adams no tenga un puesto fijo habla de la calidad de la organización. Y un año después de ganar 97 juegos, los Cardenales lucen confiados al poner dos de los prospectos-Taveras y Wong-en el lineup regular.

Pero Mozeliak podría tener otros movimientos en mente para este invierno. Debido a su gran desarrollo de jugadores, San Luis tiene mucho talento joven y bajo control contractual.

Entonces, el GG tiene algo de flexibilidad económica para hacer otra adquisición. Es bastante difícil que firme al dominicano Robinson Canó, pero han sucedido cosas más extrañas.

Pero pase lo que pase, la firma de Peralta tiene sentido para los Cardenales. Él y Bourjos ayudarán a darle un nuevo aspecto al equipo en el 2014, pero lo más inteligente ha sido mantener intacto todo ese pitcheo.