Ian Kinsler combina la velocidad con el poder. (AP)

Aunque Ian Kinsler había pasado toda su carrera profesional en la organización de los Rangers, el segunda base reconoció que veía venir algún cambio mientras terminaba la temporada del 2013.

Ante la presencia de infielders como el venezolano Elvis Andrus y el curazoleño Jurickson Profar, a Kinsler-de 31 años-le daba la impresión de que podía estar con un nuevo equipo a partir del 2014.

Resulta que ese equipo son los Tigres de Detroit, ya que los felinos enviaron la semana pasada a Prince Fielder a Texas por Kinsler.

"Llevo con la organización de los Rangers desde que me draftearon en el 2003, así que va a ser algo nuevo para mí", dijo Kinsler durante una llamada por conferencia. "Pero en cuanto a la organización a la que fui cambiado, estoy bien entusiasmado. Desde el otro lado, (los Tigres) siempre han sido un equipo difícil de enfrentar".

Y como su equipo anterior, Detroit tiene aspiraciones anuales de ganar la Serie Mundial.

Como integrante de Texas, Kinsler jugó en la postemporada en tres campañas seguidas del 2010 al 2012. Los Rangers perdieron las Series Mundiales del 2010 y del 2012. De su parte, los Tigres ganaron el banderín de la Liga Americana en el 2012, siendo barridos en el Clásico de Otoño por los Gigantes.

Mientras Detroit sigue buscando su primer título de la Serie Mundial desde 1984, Kinsler confía en poder alcanzar el Clásico de Otoño con su nuevo club y conquistar el trofeo.

"Se nota que están en un modo de "ganar ahora" y tienen las piezas para hacer eso", dijo Kinsler. "Estoy contento de ser parte de eso y de ser una de esas piezas. Estoy preparado para hacer eso y voy a ayudar al club lo más que pueda".

Kinsler, a quien le quedan US$57 millones en los últimos cuatro años garantizados de su contrato, estaba de vacaciones en Hawái la semana pasada cuando supo la noticia del cambio.

"Definitivamente hubo la expectativa de que sería cambiado", expresó el tres veces convocado al Juego de Estrellas. "Hoy en día es bien raro que un jugador esté con un solo equipo durante toda su carrera. Fui parte de la organización de los Rangers por tanto tiempo que sé cómo trabajan y cómo piensan. Entonces, sabía que definitivamente era posible (un canje) este invierno".

Buen candidato para ser primer bate de los Tigres, Kinsler trae una mezcla de velocidad y poder. Dos veces ha conectado más de 30 cuadrangulares en una temporada, dando 31 en el 2009 y 32 en el 2011. Se robó por lo menos 30 bases en ambas campañas y ha estafado más de 20 almohadillas en cinco de los últimos siete años.

En ocho temporadas con los Rangers, bateó .273 con 156 jonrones, 539 impulsadas, 748 anotadas y 172 bases robadas.

Kinsler fue primer bate en 662 de sus 1,066 partidos por Texas, logrando porcentaje de embasarse de .346 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .813 desde el tope del lineup. Aunque lo más probable es que siga como primer bate en Detroit, el veterano dice estar dispuesto a batear donde lo quieran los Tigres.

"He tenido experiencia (como primer bate) y creo que ellos entienden eso", expresó Kinsler. "Pero creo que en los entrenamientos podremos saber qué será lo mejor para el club. Donde sea que batee en la alineación, voy a estar preparado para contribuir desde ese puesto".

Kinsler reconoció que ya ha pensado en cómo será batear delante del venezolano Miguel Cabrera en el orden ofensivo de los felinos.

"Se ha dicho todo sobre Miguel como su grandeza como pelotero, así que no sé qué puedo agregar que no se haya dicho ya", manifestó el intermedista. "Si tengo la oportunidad de batear delante de él, voy a tratar de aprovechar eso todos los días".

Kinsler ya habló con el nuevo manager de los Tigres, Brad Ausmus.

"Sé lo que él representa en cuanto a cómo jugó, y los receptores tienen buena fama para convertirse en grandes dirigentes", dijo Kinsler. "Ambos llegaremos a un nuevo ambiente. Es emocionante".