Jhonny Peralta y Dave Dombrowski.

DETROIT - Jhonny Peralta se convirtió en integrante de los Tigres en julio del 2010 con el perfil de un jugador en declive, ya que el año anterior había sido quitado del campo corto por los Indios y no le iba bien en la tercera base.

Tres años después de eso, tiene contrato de cuatro años para jugar como torpedero con los Cardenales, campeones de la Liga Nacional.

En cuanto a repuntes en una carrera, es bastante fuerte. Y para alguien que en un principio era visto como sustituto del lesionado Brandon Inge en la tercera cuando llegó a Detroit, fue un paso formidable del dominicano por la Ciudad Automotriz.

Aunque el venezolano Miguel Cabrera y Justin Verlander han ganado los últimos tres premios al Jugador Más Valioso de la Liga Americana vistiendo el uniforme de los Tigres, Peralta tuvo un rol subestimado en las tres clasificaciones consecutivas de los felinos desde el 2011. Fue convocado al Juego de Estrellas tanto en el 2011 como el 2013, mientras que su regreso de la suspensión por dopaje este año como jardinero izquierdo fue bastante productivo.

En Detroit, Peralta manejó bien los batazos que alcanzó en el short y bateó .292 con corredores en posición de anotar. Conectó 18 cuadrangulares por los Tigres con el juego empatado o el equipo perdiendo por una carrera-seis de los cuales fueron del sexto inning para adelante.

Sin embargo, el quisqueyano ya veía su reemplazo antes de irse de Detroit. Una vez llegó vía cambio el torpedero cubano José Iglesias, se sabía que Peralta se iría de los felinos.

A pesar de que el cambio por de Prince Fielder por Ian Kinsler creó un cupo en el cuadro interior, presidente/gerente general de los Tigres, Dave Dombrowski, afirma que eso al final no afectó la decisión de dejar ir a Peralta sin hacer un esfuerzo por retenerlo. Aunque el oriundo de Santiago jugó en la antesala por Detroit en el 2010, ésa no fue una opción en esta ocasión.

"No hablamos más de la situación de Peralta cuando hicimos el cambio de Fielder", dijo Dombrowski. "Aún lo vemos como torpedero y ésa es la posición que él quiere jugar, así que no volvimos a analizar esa situación. Y la verdad es que no podíamos analizarla hasta decidir sobre Cabrera y (Nick) Castellanos. Todavía no tomamos ninguna decisión en ese sentido".

Dicha decisión de mantener al venezolano en la tercera o trasladarlo a la primera probablemente impacte sobre manera el resto del lineup para el 2014. Castellanos podría ser colocado en la antesala si Cabrera va a la inicial, o podría competir por el jardín izquierdo en caso del venezolano seguir en la tercera. Entonces, los Tigres podrían tener un cupo en el bosque izquierdo, la tercera, la primera o el puesto de bateador designado. Ese último caso se daría si el también venezolano Víctor Martínez fuera movido a la inicial.

Pase lo que pase, se espera que Detroit busque un bateador zurdo para equilibrar el ataque ofensivo ante la ida de Fielder.

Aunque Peralta quería volver a jugar en el campo corto, los Tigres no estaban convencidos de que hubiera rechazado una oferta calificada de US$14.1 millones-lo que el equipo hubiera tenido que ofrecerle si quería una selección extra en el draft si el dominicano firmaba con otro club. La falta de la carga de ceder dicha selección supuestamente fue un factor en el mercado libre, en el que los Cardenales le dieron al dominicano un contrato de cuatro años y unos US$52 millones.

"Estábamos en una posición en la que no estábamos preparados para pagarle los US$14.1 millones", afirmó Dombrowski. "Pensábamos que quizás lo aceptaba (a pesar de no poder jugar como torpedero), aunque es evidente ahora que ése no hubiera sido el caso".