Hanley Ramírez. (Lynne Sladky/AP)

GLENDALE, Arizona - Cuando el dominicano Hanley Ramírez se reportó a los entrenamientos de los Dodgers el martes, no tenía dolor alguno en la espalda o en las costillas.

Ramírez lucía contento al hablar de su salud y de lo cómodo que está con su equipo actual hasta que los reporteros mencionaron que aún no tiene una extensión de contrato.

"Quiero ser un Dodger de por vida", dijo Ramírez.

Claro que, ahí es donde surge el tema de la extensión. En una entrevista en la República Dominicana durante la temporada baja, Ramírez indicó en había comenzado a negociar con el club. El quisqueyano podría convertirse en agente libre después de la campaña del 2014. El as Clayton Kershaw, quien también hubiese estado elegible para la agencia libre después de la temporada regular, acordó un contrato de US$215 millones con los Dodgers.

Pero Ramírez, de 30 años de edad, le lleva casi cuatro años a Kershaw, quien cumplirá 26 años el próximo mes. También padece de dolores crónicos en la espalda, los cuales, según el manager Don Mattingly, le provocaron la lesión en la corva izquierda que obligó al quisqueyano a ingresar a la lista de incapacitados.

Ramírez, quien también se perdió la mayor parte del mes de abril mientras se recuperaba de una cirugía del pulgar derecho, dijo que se sometió a terapias diarias en la espalda durante la temporada baja y que considera que podrá manejar mejor su condición ahora.

"Creo que estoy más fuerte y tengo que mantenerme encima de eso", dijo Ramírez. "Si hago los ejercicios estará bien. Siento la diferencia de inmediato. Ahora está en perfecto estado".

Ramírez dijo que las dos costillas fracturadas que sufrió en el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional cuando fue golpeado por una recta de Joe Kelly también han sanado. La lesión dejó fuera de acción a Ramírez y fue un duro revés para la ofensiva de los Dodgers, que perdieron la serie en seis compromisos. En la primera serie de postemporada de Los Angeles contra los Bravos, Ramírez se había ido de 16-8 con seis extrabases.

"Si Hanley se hubiese mantenido saludable todo el tiempo, definitivamente las cosas hubieran sido muy diferentes", dijo el inicialista mexicano de Los Angeles, Adrián González. "Eso fue uno de los factores principales por los cuales perdimos la serie".

Ramírez dijo que la dicha lesión y el resultado de la serie siguen siendo grandes decepciones, pero que es hora de darle vuelta a la hora. "¿Qué vas a hacer? Tienes que poner tu mente en blanco para el 2014", manifestó. "Estoy con un grupo de muchachos que quiere ganar".

Las lesiones limitaron a Ramírez a 86 juegos durante la temporada regular del 2013, en los cuales bateó para .345 con 20 jonrones, 57 remolcadas y un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.040. ¿Pero cuánto pueden esperar los Dodgers de Ramírez sin que éste se desgate y corra riesgo de lesionarse?

"Es difícil hacer más que asegurar que tenga sus días (libres)", dijo Mattingly. "Le daremos descanso con regularidad. No es un anciano, pero ya no tiene 20 años. Le daremos más respiros. Con Hanley, nos conformaremos con los que nos pueda dar. Queremos que se mantenga en salud.

"Es igual que con Carl Crawford. El quiere jugar a diario, pero el año pasado nos dimos de cuenta que cuatro de cada cinco juegos - demasiados partidos consecutivos sin un descanso -- lo ponen peor. Hanley es igual. Se le nota en su swing y en su lenguaje corporal cuando necesita tomarse un día libre. Ese es un año importante para Hanley. El quiere demostrar que puede mantenerse en el terreno y nosotros queremos que lo consiga".

Lo cual nos trae de nuevo al tema del contrato y a la abrupta conclusión a la entrevista con Ramírez.

¿Qué puedo decir?" respondió Ramírez al preguntársele acerca de la extensión. "No puedo pensar en eso ahora. Quiero ganar, ¿me entienden? Esas cosas se resolverán solas. No hay nada que yo pueda hacer ahora. Quiero ser un Dodger por vida. Quiero seguir ganando. Para eso es que nos pagan".