Alcides Escobar. (Tony Gutierrez/AP)

SURPRISE, Arizona -- El torpedero venezolano Alcides Escobar llegó a los Entrenamientos de Primavera de los Reales con mucho optimismo.

Escobar recordó lo conseguido por el club la temporada pasada y sobre todo durante la recta final.

"Fue muy divertido. El equipo jugó sobre los .500 [86-76] y este año será mucho mejor", declaró el infielder.

¿Pronostica 90 victorias en el 2014?

"Cien, 100 victorias", dijo Escobar con una sonrisa.

Son expectativas bien altas, tomando en cuenta que Kansas City ha logrado 100 triunfos una sola vez en sus 45 años de existencia (102 en 1977).

Mientras el paracorto hablaba sobre su optimismo, se le preguntó si su promedio podría regresar a estar por encima de los .290.

"Claro, .290 y 40 bases robadas -- una buena campaña", señaló.

Comparado con el 2012, la temporada 2013 de Escobar no fue tan buena, al menos con el bate. Pero vale señalar que sus problemas con el bate no afectaron su brillante defensa en el campo corto. El joven fue nominado al Guante de Oro y cometió solamente 13 errores (seis menos que en el 2012).

"Me fue bien a la defensa, corriendo las bases y lo demás. Ahora quiero que mi ofensiva regrese al nivel del 2012".

Escobar reconoció que mientras pasaba por su bache, perdió la paciencia en el plato.

"En ocasiones perdí la calma y le tiraba a muchos pitcheos fuera de la zona de strike", explicó.

El dirigente Ned Yost también se dio cuenta de que Escobar daba swings sin ver muchos lanzamientos.

"No lo hizo mucho el año anterior", indicó Yost. "Y lo que sucede, especialmente con los jóvenes, es que cuando se dan cuenta de que pasan por un mal momento, se apresuran. Y eso fue lo que él hizo. Trató de desacelerarte porque quería contribuir a lo que estábamos haciendo -- lo hizo a la defensa -- pero entraba en problemas al apresurarse en sus turnos al bate. Espero que no tenga que pasar por lo mismo este año".

Aunque Yost considera a Escobar como su mejor bateador en situaciones de bateo y corrido y lo empleó con frecuencia como segundo bate la temporada pasada, dicha responsabilidad en la alineación ahora será del nuevo intermedista del equipo, el venezolano Omar Infante. Escobar posiblemente batee noveno ahora.

Escobar fue asignado al casillero junto al de Infante, su nuevo compañero en el medio del cuadro.

"Lo conozco de Venezuela y jugué contra él bastante cuando estaba en Detroit", dijo Escobar. "Ahora nos sentamos juntos en el camerino y podemos hablar todos los días. Es uno de los mejores segunda bases en las Grandes Ligas y también es una buena persona".

Esta será la primera vez que han jugado juntos y por fin habrá un poco de estabilidad para Escobar del otro lado del cuadro. En sus tres años con los Reales, Escobar ha llegado a jugar con 10 intermedistas diferentes con Chris Getz, ahora con los Azulejos, como su compañero de más tiempo.

El duradero Escobar ha jugado casi todos los días desde que llegó a Kansas City por medio del cambio con Milwaukee por Zack Greinke. Y normalmente también juega en la pelota invernal venezolana.

"Pero este año no lo hice porque mi esposa está embarazada y el bebé llegará la próxima semana", dijo.

Después de eso, Escobar se concentrará de nuevo en un repunte al bate.

"Cuando conectas la bola hacia todas las bandas, tus estadísticas mejorarán", manifestó Yost. "Puede hacer tantas cosas para mantener su productividad. Toques de pelota, bateo y corrido. Confío bastante en sus capacidades ofensivas".