Luis Ignacio Ayala. (Alex Brandon/AP)

VIERA, Florida - El relevista de los Nacionales Luis Ayala siempre sonríe cuando se le habla acerca del cerrador panameño de los Yankees Mariano Rivera. De no haber sido por Rivera, sería difícil saber qué sería del mexicano ahora mismo.

Camino a la campaña del 2011, parecía que Ayala estaba cerca del final de su carrera en Grandes Ligas. En los tres años previos, el derecho tuvo problemas con su sinker, el cual a menudo se convertía en una pitcheada cómoda para los bateadores de la oposición. El "chicote", como le dicen sus compañeros, se dio cuenta que necesitaba de otro lanzamiento para poner fuera a los bateadores de manera consistente. Ya había superado los 30 años de edad pero confió en que todavía estaba a tiempo para aprender una nueva pitcheada.

"Siempre dependí de mi sinker pero este pitcheo ya no era el mismo. Tuve que comenzar a trabajar en otro lanzamiento", dijo el mexicano de 36 años de edad el lunes.

Luego firmó con los Yankees y acudió a Rivera para que le enseñara a lanzar el cutter o recta cortada. Desde entonces, la suerte cambió para Ayala en el montículo. Durante las tres últimas temporadas con los Yankees, Orioles y Bravos, Ayala logró una marca combinada de 9-8 y efectividad de 2.58 con 25 holds y 42 juegos terminados. Mientras que todavía depende de su sinker, Ayala ha utilizado la recta cortada un poco más del 15% de las veces en esos tres años, de acuerdo con Fangraphs.com.

"Decidí hablar con él (Mariano) en el bullpen y comenzar a practicar lanzando el cutter. En los últimos años este pitcheo me ha dado buenos resultados", admitió Ayala. "El béisbol sigue siendo mi pasión. Cada año, necesitas aprender cosas nuevas en tu carrera".

Debido a que esa pitcheada revivió su carrera, a Ayala le gustaría seguir lanzando en Grandes Ligas hasta donde su cuerpo se lo permita.

"Me siento sano. Quiero jugar por muchos años más - como 10 años más", externó Ayala. "Pero hay que trabajar duro. ¿Cuánto tiempo deseas permanecer aquí? ¿Cuánto tiempo más deseas permanecer sano? A veces no puedes controlar ese tipo de cosas. Lo más importante es que estoy feliz de estar con los Nacionales. Estoy tratando de hacer el equipo. Tengo que llegar aquí cada día y tratar de dar lo mejor de mí para ayudar al equipo".

El mes pasado, Ayala firmó un pacto de liga menor con los Nacionales, y espera quedarse en el equipo grande como relevista medio o preparador de mesa. En cuatro encuentros hasta ahora, Ayala ha permitido cuatro carreras en 4 1/3 innings, todas ellas en contra de los Bravos el 4 de marzo.

Pregúntenle al manager Matt Williams y él les dirá que Ayala está haciendo un buen trabajo. De hecho, Williams se hizo responsable por las cuatro rayitas que Ayala cedió ante Atlanta.

"Su mala presentación fue culpa de su manager", señaló Williams. "Lo puse en una situación difícil porque tiene la capacidad de manejarla. También podría obligar al bateador a conectar un roletazo para doble-play para salir de la entrada.

"Se trata de uno de esos pitchers que han estado en esta clase de situaciones muchas veces. Sabe cómo lanzar, sabe cómo cambiarle la velocidad a sus pitcheos y cómo poner fuera a los bateadores. Eso es todo. El muchacho se ha visto bien".

Ayala no estaría donde se encuentra ahora de no ser por Rivera, quien se retiró al finalizar la temporada pasada. Ayala describió a Rivera como el más grande taponero de todos los tiempos.

"Es un tipo realmente bueno", elogió Ayala. "Podemos seguir viéndolo lanzar, pero sólo en videos".