Edwin Encarnación. (AP)

TORONTO - La ofensiva de los Azulejos ha sido uno de los mejores de Grandes Ligas durante las últimas dos semanas. Y si el dominicano Edwin Encarnación empieza a batear como lo hizo el jueves, el ataque de Toronto será aun más letal.

Encarnación dio par de jonrones para ayudar a los Azulejos a completar una barrida de los Filis. Fue el primer juego del quisqueyano en el 2014 con dos cuadrangulares o más y el 12mo de su carrera.

Además, fue el bambinazo número 200 de por vida del toletero, quien se convirtió en el dominicano número 22 en alcanzar dicha cifra. Eso representa un hito importante para muchos jugadores, pero quizás sea aun más así para Encarnación, tomando en cuenta que el infielder/bateador designado no fue considerado un gran prospecto al principio de su carrera.

"Eso es grande para mí", dijo Encarnación. "A través de los años, ése es el número 200 y estoy orgulloso de eso. Hubo años difíciles y tuve que pasar por eso. Aprendí de eso y me hizo mejor pelotero. Sabía que era capaz de ser el jugador que soy ahora mismo y lo estoy demostrando".

Encarnación ha sido uno de los bateadores más valiosos de Grandes Ligas desde el 2012, pero hubo muchos obstáculos antes de eso. Estamos hablando del mismo pelotero que fue puesto en asignación por Toronto en el 2010 y durante el invierno siguiente no recibió oferta de contrato de parte de Oakland.

El jugador de 31 años no encontró un hogar hasta el final del 2011, cuando tuvo una buena segunda mitad de la campaña y se ganó otra oportunidad con los Azulejos. Tuvo temporadas sólidas en cada uno de los próximos dos años, fue convocado al Juego de Estrellas la campaña pasada y recibió una extensión de contrato de tres años en Toronto.

Tal vez su gran producción en ese lapso sea el motivo de que sea tan sorpresivo su lento comienzo en el 2014. Llegando al jueves, bateaba sólo .242 con cuatro jonrones y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .773.

A pesar de ello, no hubo mucha preocupación de parte de los Azulejos. El manager John Gibbons decía que sólo era cuestión de tiempo para ver explotar con el bate a Encarnación.

Parece que el piloto tenía razón. Además de sus dos cuadrangulares del jueves, el oriundo de La Romana, R.D. se había ido para la calla en sus dos juegos anteriores. El veterano afirma que esos resultados se deben a un mejor timing en el plato.

"Estoy tirándole a mejores pitcheos, tengo más confianza y me siento bien al bate", dijo Encarnación, quien en esta semana ha dado jonrón en tres juegos consecutivos por primera vez desde el 23-26 de abril del año pasado.