Miguel Cabrera.

SEATTLE - Tras un abril flojo, el venezolano Miguel Cabrera supo reponerse de manera contundente en mayo.

Aun para los estándares del dos veces Jugador Más Valioso de la Liga Americana, sus números totales el mes pasado fueron impresionantes. Si consideramos lo que hizo con el madero en abril, éstos significaron un regreso para el cañonero.

El promedio de Cabrera de .380 (108-41) fue el más alto de su carrera en mayo, apenas por encima del .379 que tuvo ese mismo mes en el 2013. Asimismo, su cuadrangular solitario del sábado le dio 34 carreras producidas en mayo, la mayor cantidad de su carrera para cualquier mes del calendario, y la mayor cifra para un Tigre en mayo desde que Damion Easley remolcó 34 en mayo de 1998.

Ningún pelotero en la Liga Americana produjo tantas carreras durante el mes pasado, incluyendo a los dominicanos Nelson Cruz y Edwin Encarnación, de Orioles y Azulejos respectivamente. Ambos conectaron más cuadrangulares que Cabrera.

Si comparamos mayo con el mes de abril que tuvo Cabrera, parece que pertenecieran a dos bateadores diferentes. El maracayero tuvo promedio de .277 en el primer mes de la campaña con dos jonrones, 15 remolques y un porcentaje de embasarse más slugging (OPS) de .735. El cañonero trataba de recuperar su ritmo en la caja de bateo luego de una cirugía en un músculo del abdomen durante el receso de temporada, pero también se mostró frustrado con su swing y enfoque en el plato, por lo que decidió trabajar horas extras con el coach de bateo Wally Joyner.

Incluso Ausmus decidió involucrarse, ocasionalmente lanzándole prácticas de bateo a Cabrera durante abril.

"Lo he dicho desde el principio: No estoy preocupado por Miggy", indicó Ausmus hace un par de semanas.

Cabrera produjo una carrera en 19 de los 29 partidos en mayo, y remolcó dos o más anotaciones en 11 ocasiones.