Gregory Polanco.

ST. PETERSBURG - Comencemos con esto: Los Piratas cuentan con el mejor trío de jardineros en la Liga Nacional, si no es que de todo el béisbol.

La terna compuesta por Andrew McCutchen, el dominicano Starling Marte y su compatriota de 22 años Gregory Polanco son como la mecha de un petardo. Enciéndanla y explotará.

"Y Polanco, el espectacular novato, es la pieza que faltaba", dijo un efusivo ex manager de los Filis Charlie Manuel, quien ahora es alto consejero para la organización de Filadelfia. "El muchacho ha sido todo lo que los escuchas pronosticaron. Para ser un novato tiene gran disciplina en el plato, además de velocidad y poder".

Los Piratas acaban de terminar una serie de tres partidos en contra de los alicaídos y decepcionantes Rays de Tampa Bay. Antes de enfrentarse al as zurdo David Price el miércoles, dieron una demostración de cómo debe jugarse al béisbol. El dinámico trío de jardineros de los Bucaneros dio una exhibición de lo que es capaz.

En los primeros dos encuentros - victorias por 8-1 y 6-5 - los tres jardineros se combinaron para ocho imparables, anotaron siete veces, se estafaron cinco bases y produjeron cinco carreras.

El martes en contra de Chris Archer, Polanco, quien fue ascendido al equipo grande el 10 de junio, dejó pasar cinco lanzamientos de manera consecutiva y abrió el partido con una base por bolas. Luego se robó la intermedia, avanzó a la antesala mediante un mal tiro del receptor y anotó con un roletazo de McCutchen.

En un abrir y cerrar de ojos, el marcador ya estaba 1-0.

Y el lunes pasó lo mismo. De repente la pizarra se encontraba 2-0, con Marte y McCutchen, el JMV de la Liga Nacional en 2013, mostrando su destreza alrededor de las bases en el primer inning.

Y aunque sucumbieron el miércoles ante Price, los Piratas, quienes van en ascenso, terminaron llevándose la serie de tres encuentros en Tampa Bay.

Hasta antes del enfrentamiento del jueves en Pittsburgh en contra de los Mets, los Piratas ya tenían su récord en .500. Tienen marca de 29-21 en sus últimos 50 juegos después de perder 18 de sus primeros 28.

Con la chispa que Polanco le ha dado al club desde su llegada y el regreso del derecho Gerrit Cole - quien lanza el sábado - y posteriormente el del dominicano y abridor del Juego Inaugural Francisco Liriano, los Piratas deberían hacer ruido en la disputada División Central de la L.N.

Pero la llegada de Polanco el pasado 10 de junio podría marcar la diferencia en la temporada para los Bucaneros. El manager Clint Hurdle dijo que sus muchachos están determinados a demostrar que el 2013 - cuando avanzaron a la postemporada como uno de los equipos comodines y tuvieron su primera campaña ganadora desde 1992 - no fue una simple casualidad.

Hurdle se destaca por ser un gran motivador quien admitió estar decepcionado con el pobre arranque de temporada de su equipo.

"Algo que nos ha afectado bastante ha sido el pitcheo abridor. Eso complica las cosas. Comienzas a utilizar tu bullpen no cuando tú quieres, sino cuando tienes que utilizarlo", dijo el Manager del Año en 2013. "No hicimos las cosas bien en el arranque. La defensa siempre ha estado sólida. La ofensiva se ha encendido en junio, que quizás sea nuestro mejor mes desde que yo llegué aquí".

No mencioné que es obvio que los Piratas extrañan la presencia del veterano A. J. Burnett, quien firmó con Filadelfia como agente libre.

Burnett tuvo foja de 10-11 y efectividad de 3.30 el año pasado. El derecho estabilizó la rotación y le dio a los Piratas 191 innings a lo largo de 30 salidas.

Eso nos hace retomar el tema de los jardines y la llegada de Polanco, quien seguramente será un fuerte candidato a llevarse el trofeo como Novato del Año por la Liga Nacional.