Salón de la Fama en Cooperstown. N.Y. (Mike Groll/AP)

COOPERSTOWN, Nueva York -- Barry Bonds, Sammy Sosa, Roger Clemens y Mark McGwire tendrán menos tiempo para seguir como candidatos al Salón de la Fama del béisbol, después de los cambios implementados el sábado en el proceso de votación.

La junta del Salón de la Fama redujo de 15 a 10 años el período que un jugador puede ser candidato a la exaltación por votación de los cronistas, lo que significa que a McGwire le restan solo dos años en la papeleta. Bonds, Clemens y Sosa, otras estrellas de la llamada "Era de los Esteroides" que han sido marginados de Cooperstown, todavía pueden aparecer en ocho votaciones cada uno.

Clemens, ganador de siete premios Cy Young, recibió el 35,4% de los votos necesarios el año pasado, una reducción del 37,6% que obtuvo en su primera aparición en la papeleta, y lejos del 75% necesario para ser exaltado. Bonds, rey de jonrones de Grandes Ligas y ganador de siete premios al Jugador Más Valioso, cayó de 36,2 a 34,7%.

El respaldo a McGwire se redujo de 26,9 a 11%, mientras que el de Sosa, quien conectó 609 jonrones, se redujo de 12,5 a 7,2%, cerca del 5% mínimo necesario para seguir en la papeleta.

Tres jugadores que llevan entre 10 y 15 años en la papeleta --Don Mattingly, Lee Smith y Alan Trammell-- podrán completar el período de 15 años, decidió la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos.

Este es apenas el segundo cambio en el reglamento de la votación desde 1985, cuando se implementó el mínimo de 5%. En 1991, se prohibió que aparezcan en la votación jugadores que están suspendidos de por vida por Grandes Ligas, como el líder de hits de las mayores Pete Rose.

Los integrantes de la Asociación de Cronistas por 10 años consecutivos pueden votar. Otro cambio aprobado el sábado obliga a los votantes a firmar un código de conducta y aceptar que se divulguen sus nombres, aunque no sus votos.

Dan Le Batard, un conductor de ESPN y columnista del diario Miami Herald, fue expulsado de la asociación por un año y no podrá volver a votar después que cedió su voto de 2014 al portal Deadspin, que a su vez pidió a sus lectores que eligieran a los candidatos.