Mike Redmond, manager de los Marlins de Miami. (AP)

MIAMI - Para esta fecha hace un año, los Marlins se encontraban en el sótano del Este de la Liga Nacional, a 27 juegos del primer lugar y con el peor récord (44-72) de la liga.

La diferencia de un año para otro.

Los Marlins empezaron con una victoria una serie de nueve partidos en casa el lunes, para colocarse a sólo dos juegos de la marca de .500 (58-60). Están a 6.0 juegos de los punteros Nacionales en su división y siguen en la conversación sobre la pelea por la clasificación. Eso tiene al manager de Miami, Mike Redmond, de mucho mejor humor que hace 12 meses.

"Es emocionante para nosotros estar donde estamos ahora mismo", dijo Redmond, cuyo equipo derrotó a los Cardenales el lunes. "Mientras más tiempo juegas partidos importantes, mejor será la experiencia y la moral (del equipo).

"Cuando tienes muchos jóvenes en un equipo como el caso de nosotros, es grande para nosotros estar en agosto y hablando de juegos importantes y playoffs. Y para los muchachos que pasaron por (la debacle), es otro paso en ese desarrollo. Dije que seríamos mejores por (pasar por esa experiencia)".

A pesar de ese entusiasmo, Redmond es cauteloso a la hora de mirar el futuro y no quiere que su equipo deje de concentrarse en la tarea inmediata de cada juego. En ese sentido, el capataz está dependiendo mucho de veteranos como Jarrod Saltalamacchia y Brad Penny (recién readquirido) para mantener las cosas en su perspectiva indicada dentro del clubhouse.

"Siempre te metes en problemas cuando tratas de ver demasiado lejos en el futuro", dijo Redmond. "De verdad hay que tomar las cosas un juego a la vez y una serie a la vez. Ahí es que dependemos de los veteranos".

Redmond quiere que los Marlins recobren la calidad que enseñaron en casa antes del Juego de Estrellas. Después de la pausa, Miami lleva 5-6 en el Marlins Park, aun con su triunfo del lunes. Eso es después de tener el mejor récord de la Liga Nacional durante los primeros dos meses de la temporada.

"Este es el momento en que deberíamos estar más relajados, porque aún tenemos posibilidades (de clasificar)", expresó el piloto. "Deberíamos estar divirtiéndonos más que nunca. Somos mejor equipo cuando jugamos relajados y sueltos".

Después de su serie ante San Luis, los Marlins recibirán a los Diamondbacks y los Rangers, dos equipos fuera de la pelea. Una exitosa serie de juegos en casa pondría a los Marlins por encima de .500 y los mantendría en la lucha por la clasificación.

"Ves más paridad este año que en el pasado reciente", dijo Redmond acerca de las peleas por los playoffs. "Creo que vimos eso en la fecha límite de cambios. Aunque sí hubo mucha actividad, muchos equipos decidieron seguir con sus muchachos con la intención de luchar por la clasificación.

"En sentido general, aún estoy complacido con el esfuerzo que hemos dado en la forma en que luchan (los jugadores de Miami)".